Cedaen. Residencia de ancianos
 

Delirio en ancianos

 
delirio en ancianos
 

Delirio en ancianos

Si está al cuidado de una persona mayor dependiente lo más seguro es que haya tenido que lidiar con el delirio en ancianos, también conocido como síndrome de confusión agudo. Una situación llena de confusión. Que desconecta la conciencia del anciano sobre su entorno. Y provoca un desgaste en la persona cuidadora.

Por eso, la presencia de delirios en una persona mayor es uno de los factores que influyen en la necesidad de un cuidado profesional. Como el que se presta en las residencias de ancianos Madrid y más concretamente en los centros de Previndal Salud. Donde los ancianos encuentran los cuidados psicológicos y terapéuticos que necesitan.

 

Tipos de delirio en ancianos

1.       Delirio hiperactivo. Que es el más reconocible, porque causa que el anciano esté inquieto y agitado. También causa cambios de humor y negativa a colaborar con la persona cuidadora. Por lo que contar con una cuidadora cualificada en el trato de ancianos con delirios ayuda a mejorar la situación. Por otro lado, el delirio en ancianos puede causar que se pierdan o desorienten en la calle. Con el riesgo que eso significa para su salud

2.       Delirio hipoactivo. Cuando la confusión abruma al anciano que sufre el delirio, se produce el efecto contrario. Y se queda inactivo o con pereza. También puede causar aturdimiento. Como es más difícil reconocer estos síntomas del delirio, se suelen pasar por alto.

3.       Delirio mixto. Que incluye fases hiperactivas, con la persona mayor inquieta y deambulando. Con fases hipoactivas en las que el anciano con delirio permanece inactivo y somnoliento. Además, hay que tener en cuenta que los cambios pueden ser muy repentinos.

Síntomas del síndrome de confusión agudo

1.       Cambios en el ritmo de sueño. Que se da en todos los tipos de delirio en ancianos. Por un lado los episodios hiperactivos pueden ocurrir de noche, dejando al anciano con sueño todo el día. También se puede dar a la inversa, que los episodios hipoactivos se den de día y a la noche el anciano ya no tenga sueño. Por lo que mantener una rutina es muy importante frente a estos síntomas.

2.       Desorientación espacio-temporal. Es decir, el anciano no sabe dónde está o qué día es. Cuando esto sucede en casa, no hay mucho problema. Pero en la calle da lugar a situaciones de riesgo, pues el anciano puede perderse.

3.       Falta de atención. Ya que el delirio provoca que el mayor desconecte de la realidad por unos momentos. Y  no siga el hilo de una conversación o sea incapaz de seguir los pasos de una actividad.

4.       Alucinaciones. Que pueden ser visuales o auditivas. Y se producen con mayor frecuencia de noche o durante el atardecer. En algunos casos causan angustia, miedo y sensación de persecución.

5.       Agitación. Cuando el delirio es hiperactivo la conducta del anciano tiene agitación y desasosiego.

6.       Alteraciones del humor. Toda la confusión y agitación desembocan en cambios de humor repentinos y agresividad.

7.       Problemas de comunicación. Por alteraciones del lenguaje que impiden que las expresiones usadas sean correctas. Además, la confusión y desorientación hacen difícil mantener pensamientos coherentes.

Residencias de ancianos para personas mayores

Si está buscando precios de residencias de ancianos en Madrid, en Previndal Salud encontrará los mejores servicios. Tanto en servicios de enfermería y asistencia médica, como en terapias innovadoras destinadas al tratamiento de personas dependientes. Nuestro objetivo es mejorar la salud de los residentes.