Cedaen. Residencia de ancianos
 

Enfermedad de Parkinson. El mal de Parkinson

 
Sintomas, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Parkinson
enfermedad de Parkinson. CEDAEN

El mal de Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente después del alzheimer. en CEDAEN que es un centro clínico residencial especializado en este tipo de enfermedades atendemos a muchas personas mayores enfermos de Parkinson.

espera, peluquería, cine, etc. Todas las habitaciones son exteriores, con luz natural y los pasillos centrales dan a un gran patio acristalado que convierten al centro en un lugar agradable donde se respira sensación de libertad y bienestar.

También contamos con un equipo de profesionales cualificados en la diferentes áreas de conocimiento o disciplinas cuya atención requieren los enfermos de Parkinson: medico, neuropsicólogo, fisioterapeuta, logopeda, trabajadora social, terapeuta ocupacional, enfermeras, ...

Nuestro objetivo es incidir positivamente sobre la evolución del Parkinson, combinando tratamientos de tipo farmacológico con terapias no farmacológicas de vanguardia, tratando de frenar la evolución de la enfermedad y el deterioro del paciente lo que permitirá un mayor tiempo de calidad de vida del enfermo, así como un aumento y conservación de su autoestima y autonomía, lo que a su vez, tendrá un efecto positivo sobre el contexto familiar y psicosocial del mismo.

En la lucha contra el Parkinson CEDAEN ofrece a sus pacientes:

  • Fisioterapia. Es la terapia más importante pero debe ser aplicada por profesionales y empleando las últimas técnicas.
  • Logopedia. Ayudamos a los pacientes a controlar y mejorar los problemas con el habla.
  • Terapias de reeducación psicofísica. Con la tecnica de Alexander ayudamos a los enfermos de Parkinson a evitar posturas inadecuadas o hábitos perjudiciales mejorando así su salud y bienestar.
  • Musicoterapia.
  • Terapias ocupacionales
  • Alimentación personalizada y adecuada a la enfermedad.

Para ver todas las actividades, servicios y terapias incluidas en el precio visite este enlace. VER PRECIOS


Ayudas para enfermos de Parkinson

Dependiendo del estado o nivel de dependencia le recomendamos que acuda a los servicios sociales más cercanos a su domicilio y solicite la Ayuda de la ley de la dependencia.

En CEDAEN contamos con plazas vinculadas al servicio que es uno de los recursos contemplados en dicha ley. Si su familiar se encuentra en un estado avanzado de la enfermedad de Parkinson es posible que le concedan plaza concertada. También disponemos de plazas concertadas libres.

En cualquier caso al ingresar el paciente en CEDAEN le gestionamos dicha ayuda. Nos encargamos de todo el papeleo. La valoración por parte de los Servicios Sociales se hará en el propio centro y usted no tendrá que preocuparse de nada.



Si desean saber más sobre esta enfermedad a continuación exponemos algunas preguntas frecuentes.

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson es ya la segunda enfermedad más común de las demencias. La enfermedad de Parkinson consiste en un desorden crónico y degenerativo de una de las partes del cerebro que controla el sistema motor, que no afecta por igual a todos los enfermos que la padecen y se manifiesta con una pérdida progresiva de la capacidad de coordinar los movimientos. Se produce cuando las células nerviosas de la sustancia negra del mesencéfalo, área cerebral que controla el movimiento, mueren o sufren algún deterioro.

Presenta varias características particulares: temblor de reposo, lentitud en la iniciación de movimientos y rigidez muscular. La enfermedad de Parkinson afecta aproximadamente al 1 por ciento de la población mayor de 65 años y al 0,4 por ciento de la población mayor de 40 años.

Hasta hace muy poco, se consideraba que el Parkinson era únicamente un trastorno del sistema nervioso central caracterizado por la carencia de un neurotransmisor denominado dopamina y con síntomas exclusivamente de carácter motor, como el temblor.

Actualmente, estamos inmersos en una posible nueva redefinición de la enfermedad en la que se describen daños en diversas estructuras del sistema nervioso, varios neurotransmisores implicados y una sintomatología diversa por afectación de distintos sistemas, además de los problemas motores. Estos sistemas son el autonómico (cambios en la sudoración, hipotensión ortostática, alteraciones gastrointestinales y genitourinarias…), el sistema límbico y el somatosensitivo. También se observan alteraciones en la conducta de la persona afectada y en el estado de ánimo.


Causas de la enfermedad de Parkinson


Al igual que pasa con el Alzheimer no se saben cuáles son las causas, aunque se ha ido avanzando en el conocimiento de la enfermedad de Parkinson. 

Son varias las lineas de investigación que se siguen. Por un lado están los factores externos como la implicación de diferentes pesticidas y toxinas que se piensan pueden afectar y por otro el factor genético ya que en algunas familias es más frecuente que se produzca le enfermedad. La causa hereditaria de Parkinson se estima entre un 10 y 15 por ciento de los diagnósticos.

Afecta tanto a hombres como a mujeres, y más del 70 por ciento de las personas diagnosticadas de párkinson supera los 65 años de edad. Sin embargo, no es una enfermedad exclusivamente de personas de edad avanzada ya que el 30 por ciento de los diagnosticados es menor de 65 años.

¿Cómo detectar el principio de Parkinson? Síntomas de la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson al principio tiene unos síntomas tan leves que no es fácil de diagnosticar. Comienza con dolores en las articulaciones, dificultades para realizar movimientos y agotamiento. También afecta a la caligrafía que se torna más pequeña e irregular. Pueden tardar años en manifestarse otros síntomas más evidentes por los que se conoce la enfermedad como son:

Temblor en reposo: Consiste en un movimiento rítmico hacia atrás y hacia adelante involuntario que generalmente comienza en la mano aunque en ocasiones afecta primero a un pie o a la mandíbula. Se agudiza en reposo o bajo situaciones tensas y tiende a desaparecer durante el sueño. Puede afectar sólo a un lado o a una parte del cuerpo.

Rigidez: Supone falta de flexibilidad muscular. Todos los músculos tienen un músculo opuesto, y el movimiento es posible porque, al activarse un músculo, el opuesto se relaja. Cuando se rompe este equilibrio los músculos se tensan y contraen causando inflexibilidad y debilidad.

Bradicinesia (lentitud en los movimientos): Se trata de la desaceleración o pérdida de movimiento espontáneo y automático y conlleva la lentitud en todas las acciones. Esta lentitud es impredecible y es el síntoma más incapacitante, porque el paciente no puede realizar con rapidez movimientos habituales que antes eran casi mecánicos.

Inestabilidad postural: La inestabilidad de la postura hace que los enfermos se inclinen hacia adelante o hacia atrás y se caigan con facilidad, tanto en reposo como al andar..

Depresión y ansiedad: Es un problema común a todas las enfermedades crónicas, y en el Parkinson puede detectarse incluso antes de que comiencen los síntomas principales. 

Dificultades en el habla y para tragar y masticar: El mal funcionamiento de los músculos dificulta esta tarea cotidiana, favoreciendo la acumulación de saliva y alimentos en la cavidad bucal. Son habituales los atragantamientos y el babeo. 

Problemas urinarios y estreñimiento: Las deficiencias del sistema nervioso que regula la actividad muscular provocan que algunos enfermos sufran incontinencia o tengan dificultades para orinar. También afecta a los músculos intestinales y abdominales que son la principal causa del estreñimiento.

Trastornos del sueño: La somnolencia y las pesadillas son características en esta enfermedad y generalmente están asociadas a los fármacos. 

Pérdida de expresividad: el rostro pierde expresividad y aparece la denominada cara de pez o máscara, por falta de expresión de los músculos de la cara. Además, tienen dificultad para mantener la boca cerrada.

Acinesia: Consiste en una inmovilidad total que aparece de improviso y puede durar desde algunos minutos a una hora.

Aumento o pérdida de peso: El peso del enfermo puede variar, ya sea perdiéndolo (por la propia enfermedad, fluctuaciones motoras, medicamentos, disminución de calorías, deterioro cognitivo, depresión, hiposmia, disfunción gastrointestinal) o en algunas ocasiones aumentándolo (por efectos de la cirugía del Parkinson o el tratamiento con agonistas dopaminérgicos). La pérdida de peso puede ser peligrosa, ya que puede influir negativamente en la enfermedad.

Hiposmia: Consiste en la mala distinción de los olores o la reducción de la capacidad para percibirlos. La hiposmia aparece en un 80 por cientos de los pacientes con Parkinson según la SEN.


Tratamientos de la enfermedad de Parkinson

En la actualidad el mal de Parkinson no tiene cura. Lo único que podemos hacer es mejorar sus síntomas. Actualmente se aplican tres tipos de tratamientos.

Tratamientos farmacológicos: Levodopa-Carbidopa, Agonistas de la dopamina, inhibidores de la MAO-B, inhibidores de la COMT, Amantadina, Anticolinérgicos, etc.
No vamos a entrar a definir o explicar qué contienen cada uno de estos medicamentos o para que se utilizan. Desde CEDAEN recomendamos que se acuda al médico para que en cada caso realice el diagnóstico pertinente y recete la medicación adecuada. 

Cirugía: Antes del descubirmiento de la Levodopa la cirugía era una opción para el tratamiento del Parkinson y al aparecer este fármaco menos invasivo dejo de aplicarse. Sin embargo, los grandes avances en el ámbito de la cirugía como un nuevo método que utiliza ultrasonido han vuelto a poner sobre la mesa esta opción cuando las terapias con fármacos no dan resultados.

Terapias no farmacológicas: En el caso del Parkinson las terapias no farmacológicos tienen una función de apoyo a las farmacológicas. Entre éstas se encuentran las técnicas fisioterapéuticas que incluyen (actividades físicas, masajes terapéuticos, yoga, revisión y mejora de posturas,...) las terapias ocupacionales y las terapias del lenguaje, que pueden ayudar con problemas tales como los trastornos de la marcha y de la voz, temblores y rigidez, y el deterioro cognitivo.

En esta enfermedad es importante también cuidar mucho la alimentación con una dieta específica. En CEDAEN contamos con un servicio de cocina propia donde se preparar menús personalizados a cada paciente.





ETIQUETAS: Parkinson, la enfermedad de Parkinson, mal de parkinson, principio de Parkinson, residencias para enfermos de parkinson, enfermos de Parkinson, sintomas del Parkinson, como detectar el Parkinson, personas mayores con Parkinson, centros de Parkinson, centro de Parkinson, residencia para pesonas con parkinson, residencias especialistas en Parkinson, residencia de ancianos almeria, granada, jaen, murcia, residencia de ancianos Parkinson, residencias de ancianos Parkinson, residencias especializadas en Parkinson, precios residencias Parkinson, residencias baratas Parkinson, Almeria, Granada, Jaen, Murcia