Cedaen. Residencia de ancianos
 

Somniferos riesgos

 

Tomar somníferos aumenta el riesgo de fracturas en los mayores

Somniferos riesgos
 
Somniferos riesgos. Los somníferos o pastillas para dormir recetadas sobre todo a las persona mayores para poder dormir, suelen tener efectos secundarios. Entre los efectos secundarios más adversos están las caídas,  que pueden provocarles fracturas, con consecuencias graves.
 

El insomnio y la osteoporosis son dos dolencias muy típicas y relacionadas de las personas mayores. Investigaciones recientes han demostrado que la ingesta de somníferos incrementa el riesgo de sufrir fracturas en edades avanzadas. Sobre todo porque entre el 20 y 50% de estas fracturas acaban en muerte.

Parece ser que el vínculo entre los somníferos y las fracturas está en que los fármacos los adormecen durante el día. Los mayores adormecidos por los medicamentos tienden a perder reflejos y capacidad de movimiento lo que les provoca las caídas.

Los medicamentos Z, sustitutos de los clásicos somníferos tampoco son la solución. El estudio ha demostrado que crean riesgo de sufrir caídas. Esto se ha investigado revisando 18 estudios en los que se examinaban la relación entre el medicamento y las fracturas. En los ensayos han participado más de 900.000 personas con más de 65 años. Se ha comprobado que los que tomaban medicamentos tipo Z para dormir tenían una tasa 2,5 mayor de fractura. Y el riesgo de fractura apenas comenzaba transcurrido dos semanas del comienzo de la ingesta del medicamento para dormir. Lo curioso es que  el riesgo de fractura bajaba transcurrido 30 días de la toma del somnífero. Y aumentaba para los que no tomaban nada en un 20%.

Hay investigadores que no están muy de acuerdo con la ingesta de somníferos por parte de los mayores para conciliar el sueño.

Existen una serie de hábitos que el mayor puede hacer sin necesidad de medicarse. Entre otros CEDAEN te recomienda los siguientes:

-Realizar ejercicio físico varias horas antes de irse a dormir.

-No tomar bebidas con cafeína superadas las tres de la tarde.

-Procurar no ingerir alcohol.

-Llevar una dieta alimenticia sana y equilibrada.

-Crear un ambiente agradable para dormir.

-Beber una infusión de manzanilla o valeriana, antes de acostarse.

-Evitar dormir mucho por el día o por la tarde.